Itsuko Ishikawa: Una niña

Una niña sigue sentada fuera, expuesta
incluso en un día de otoño, y en el solsticio de invierno
la nieve cae sin cesar
acumulándose en el cabello oscuro de la niña, y en sus rodillas

Muy al sur, lejos de tu tierra natal
¿has quedado atrapado en un bombardeo, o muerto de hambre
o has sido engañado y llevado a un ”centro de comfort” en China
y abatido por soldados del Ejército Imperial Japonés por resistirte
o has contraído allí una enfermedad venérea, que te hizo sufrir y morir?

- Ellas no eran ”mujeres comfort” sino esclavas sexuales

Aquellas que sufrieron y sobrevivieron
han pasado por dificultades, incluso después de la liberación
Harumoni* – niña un tiempo pero adulta ahora
viendo los vestigios de su juventud
tocando con sus manos, sacudiendo suavemente la nieve del cabello de la niña

Frente a la embajada japonesa en Seúl
las niñas continúan sentadas en silencio
abrazadas al dolor y la rabia de otras doscientas mil víctimas
a sus pechos suaves
continúan sentadas

Una niña icónica
sus ojos siguen abiertos
mirando los innumerables atropellos a las niñas
de todo el mundo
ella continúa sentada
en la nieve

 

Mientras escribía un libro llamado Las niñas que se convirtieron en mujeres comfort, visité Korea del Sur. Allí, la Profesora Yun Chung-Ok, entonces presidenta del Consejo koreano en favor de las mujeres reclutadas para esclavitud sexual militar por Japón, me presentó tres Harumonis (víctimas de esclavitud sexual) en la Casa de Sharing*, y pude escuchar sus dolorosas historias.

Desde entonces, he conocido a otras víctimas en persona. Algunas de ellas han muerto ya. Cuando escribí este poema, lo hice pensando en sus rostros.

Creo que el desprecio por las mujeres podría conducir a la guerra.

Hay manifestaciones frente a la embajada japonesa en Seúl cada miércoles. Están organizadas por las víctimas y sus simpatizantes, y exigen una disculpa oficial del gobierno japonés. El 14 de diciembre de 2011 se concentró la manifestación número 1000 pero aún no ha habido ninguna disculpa ni restitución. Por este motivo, se colocó la ‘Estatua de la Paz’ frente a la embajada japonesa en Seúl.

En este monumento, hay una niña descalza vistiendo un Chima jeogori* sentada en una silla tranquilamente. Y cerca de ella hay una silla vacía. Este poema vino a mi mente mientras observaba una fotografía del monumento.

 

Itsuko Ishikawa

* Harumoni – en koreano, ‘abuela’
* Casa de Sharing (나눔의집) es una casa comunal donde las víctimas de esclavitud sexual militar viven con voluntarios. Se encuentra en la ciudad de Gwangju, provincia de Gyeonggi, en Korea del Sur.
*El Chima jeogori es una vestimenta femenina tradicional de Korea.

Itsuko Ishikawa, nacida en Tokyo en 1933, es una poeta japonesa. Ha ganado el Premio Mr. H, el galardón más respetado concedido a poetas, por su antología Wolf/Us. Publicó una revista llamada ‘Pensando en Hiroshima y Nagasaki’ durante cerca de tres décadas (1982-2011); la revista fue premiada con la decimoquinta edición del Premio Cultura de Mujeres. Es autora de diversos libros, entre los que se incluyen Sea of Rongelap (2009), Note of Osahito: Ghost Story About the Shadow of the Meiji Restoration (2008), Have You Been to Chidorigafuchi? (2005) (ganador del onceavo Earth Prize), Japanese Wars and Poets (2004), I Turned to Ash: Do you know the depleted uranium bomb? (co-escrito con el Dr. Hiromi Misho, 2004), Girls Who Were Turned Into Comfort Women (1993), e Hiroshima: the voice of the dead (1990).

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

Report from the Besieged City/Informe sobre la ciudad sitiada/گزارش شهر محصور/ Správa z obliehaného mesta © 2017 All Rights Reserved