José Manuel Caballero Bonald: La Guerra

La guerra es un disparate, una especie de desorden general. Después de tantos siglos de luchas, las grandes creaciones de la literatura universal son libros dedicados a la guerra, desde los libros sagrados hindúes a la Biblia, el Antiguo Testamento sobre todo, y luego la Ilíada y la Odisea. Todo son guerras, la descripción de guerras, de gente matando a gente. Y esto realmente es un despropósito. Si se piensa en frío parece que nadie puede explicarse realmente que la guerra siga existiendo, que haya la posibilidad legal, entre comillas, la posibilidad legal de que gente mate a gente. Y esto me parece que sigue siendo un desastre del desarrollo de la humanidad. No nos hemos desarrollado suficientemente como para evitar que las guerras sigan produciéndose. Yo era muy niño cuando empezó la guerra. Tenía ocho o nueve años y cuando terminó tenía 12, así que los recuerdos míos son vagos. Pero sí tengo una serie de hechos concretos que se han quedado grabados en mi memoria, por ejemplo asomarme al balcón de mi casa y ver un muerto tendido en la calle sangrando, esa es una imagen imborrable, de alguien a quien le habían disparado. Más que de la guerra, porque yo era un niño de la guerra, casi me gusta más decir un niño de la República que también vivió la Guerra Civil. Pero me gusta más considerarme como un adolescente de la posguerra. Los primeros adolescentes de la guerra fueron la gente que tiene mi edad. Eran el grupo poético o el grupo literario del 50. Y lo peor fue la posguerra, la venganza, la lucha, la violación de los derechos, la persecución del vencido hasta la muerte. Eso fue la atrocidad de la posguerra que sigue siendo, todavía, una materia que se ha quedado en el aire sin justificar. No ha habido un tribunal que juzgara esos crímenes atroces, no en la guerra, sino en la posguerra, me refiero, sobre todo, a la persecución del vencido, del que no pensaba igual que el vencedor, a esa persecución hasta la muerte. La guerra es un telón de fondo que aparece en mi obra literaria constantemente. No hay ningún tema específico vinculado a la guerra salvo algún poema, pero generalmente lo que yo he hecho siempre es usar la memoria. La memoria es para mí el factor desencadenante de la acción literaria. Si yo no tuviera memoria, yo no podría escribir. Yo escribo a partir de esa memoria, modificando los recuerdos, de acuerdo con las necesidades de la continuidad narrativa o del poema. Pero en todo caso es mi memoria la que actúa siempre. Y en ese sentido toda mi obra está inundada de ese recuerdo de la guerra. Las novelas, muchos poemas, y en todas las novelas hay siempre alguien que ha vivido la guerra, alguien que ha padecido la guerra. alguien que ha luchado en la guerra y las consecuencias de esa lucha. En fin, siempre ha habido problemas vinculados a la Guerra Civil, de una manera inexorable.

 

       José Manuel Caballero Bonald

 

Submit your comment

Please enter your name

Your name is required

Please enter a valid email address

An email address is required

Please enter your message

Report from the Besieged City/Informe sobre la ciudad sitiada/گزارش شهر محصور/ Správa z obliehaného mesta © 2017 All Rights Reserved